“A medida que las instituciones de la Fe adquieren experiencia … se vuelven cada vez más aptas para ofrecer ayuda, recursos, estímulo y guía amorosa a aquellas iniciativas apropiadas; para consultar libre y armoniosamente entre ellas y con las personas a las que sirven; también, para canalizar las energías individuales y colectivas hacia la transformación de la sociedad”.

— La Casa Universal de Justicia

El desarrollo gradual de las estructuras administrativas de la comunidad bahá'í y el refinamiento de sus procesos asociados son áreas que han recibido considerable atención desde el inicio de la Fe Bahá'í. El asunto se describe con cierto detalle bajo el tema El Orden Administrativo Bahá'í, en la sección "En qué creen los bahá'ís" de este sitio web.

La energía que los bahá'ís dedican al mejoramiento de la capacidad institucional, y al cuidado con que siguen la evolución y desarrollo de los procesos y estructuras administrativos, no está motivada solamente por el deseo de aumentar la eficiencia con la que deben ser administrados los asuntos de la comunidad bahá'í; reconocen en este desarrollo una contribución necesaria a la pauta de un nuevo orden social previsto por Bahá'u'lláh, a las nuevas formas en que una humanidad madura se habrá de ocupar de sus asuntos políticos, sociales y culturales

: